Casas Prefabricadas en Chile

Casas Prefabricadas en Chile

Esta impresionante casa prefabricada en Colina, en Chile, es el trabajo del arquitecto, Santiago Sebastián Irarrázaval. A pesar de que su forma original, no sea concebida como un diseño personalizado, es una solución de vivienda que se puede concretar repetidamente. Construida de cemento, acero y madera, la estructura de 120 metros cuadrados, con una geometría sencilla está encajada en el paisaje circundante.
 
Mientras la sustentabilidad del acero y cemento sean discutibles, Irarrázaval saca partido de las ventajas inherentes de estos materiales, principalmente de sus atributos térmicos. Los paneles de acero, exteriores, crean una fachada dupla donde el aire es calentado y crea un empate de la ventilación natural en torno de la estructura. Los elementos de cemento tienen la función de regular la temperatura, moderando las oscilaciones entre calentamiento y refrigeración. Como un sistema completo, y junto con aperturas expansivas regulables, la construcción auto-regula la temperatura para suplir el conforto térmico de los ocupantes.

Concluida en 2006, la casa La Reserve es, segundo el arquitecto, una vivienda de bajo costo que “da la idea del contenedor prefabricado.” Su impresionante fachada de acero está hecha teniendo en cuenta el tiempo “como una continuación del proceso de construcción y no como una fuerza opuesta a él” siendo así la escoja del material es una parte dinámica del proyecto.

Vivienda Social prefabricada, innovadora en Chile

Hubo, tal vez, dos importantes momentos en la historia de la vivienda social. El primero ocurrió en 1927, cuando, en Weissenhofsiedlung en Stuttgart, los mejores arquitectos de la época, dieran contribuciones para intentar resolver el problema de la vivienda de bajo costo. El segundo ocurrió en 1970, después del proyecto Previ-Lima, cuando los intentos de algunos arquitectos para ayudar a superar un déficit en las viviendas llegaron al final.

ELEMENTAL, basada en la Universidad Católica de Chile, la escuela de arquitectura subvencionada por el gobierno chileno y la ‘Harvard Design School’, es una iniciativa que irá construir siete proyectos ejemplares con cerca de 200 unidades cada, por todo el Chile, que reúne las mejores prácticas en la construcción, prefabricación e ingeniaría, servicio social y arquitectura, con el objetivo de ofrecer una contribución especifica de vivienda, para los más necesitados.

En la ELEMENTAL se identificaron las condiciones necesarias para garantizar una buena inversión en las viviendas sociales, e insiste en probarlas en condiciones reales. Chile ya sabe hacer una política de viviendas eficiente. El problema es que la forma de gastar el dinero para las viviendas está más cerca de la forma de comprar coches que de la forma de comprar casas. Cuando compramos una casa, esperamos que la valorice a lo largo del tiempo. Este no es el caso de la vivienda social; todos los días estas casas, como los coches, pierden valor. Para una familia más necesitada económicamente, el dinero gasto en la compra de una casa será, de lejos, la mayor inversión de su vida y algo que esperan dejar a sus hijos. El programa del gobierno, de vivienda social va a invertir diez mil millones de dólares en los próximos quince años. La ELEMENTAL quiere asegurarse de que las casas y barrios van a  aumentar de valor a la vez de desvalorizar, y eso depende de su diseño. En la Elementar no es importante hacer casas más bonitas, pero ser inteligente en la configuración de las mismas.

Ejemplo:

“Si pudiéramos resumir todo esto en una ecuación, tanto los objetivos fundamentales de cualquier política de vivienda y los objetivos de esta nueva política VSDsD, sería la concepción de barrios hechos de unidades de alojamiento de buena calidad, expansibles y bien ubicados en las ciudades, capaces de desarrollarse harmoniosamente a lo largo del tiempo, y estructuralmente seguros, por E.U. $7.500 por familia.”

En marzo del 2001, los fundadores de la Elemental, Andres Iacobelli, MPA ’01, Pablo Allard, MAU ’99, (que administran las ciudades de valor, paisaje y la unidad de estudios ambientales en la escuela de arquitectura Católica), y más algunos compañeros, se encontraron con el ministro Chileno de la Vivienda, Jaime Ravinet, para comunicarle el interés de contribuir con ideas y proyectos para disminuir el problema de la vivienda social. Él dijo que el gobierno estaba a punto de empezar una nueva política de vivienda, (una Vivienda Social deuda sin Dinámica, sin deudas, la vivienda social o VSDsD) y que cualquier contribución con relación a esa política sería útil. Esta política favorece las personas con necesidades extremas: aquellos sin capacidad para pagar un préstamo o sin acceso al crédito financiero. Cada familia recibe un subsidio de E.U. $ 7.500. Considerando los valores actuales de la industria de la construcción chilena, este presupuesto reducido permite solamente 25 a 30 metros cuadrados de área construida. Esto significa que los beneficiarios tienen que, por cuenta propia, construir lo que es necesario para transformar la vivienda inicial en una vivienda real, sin que tenga que pagar nada más.

En lo que dice respecto a la habitación para los más necesitados, hay tres principales problemas arquitectónicos. Esta nueva política introduce nuevas cuestiones para la ecuación, que ya es difícil, sobre la vivienda de bajo costo, a los cuales los tipos de construcción más conocidos son incapaces de responder, por eso necesitamos formular nuevas condiciones.
¿Cómo opera ahora el mercado? Una familia vive en un lote. Como consecuencia, tenemos, casas aisladas en el medio de los lotes. Dos grandes problemas resultan de estos factores:

1. Una vez que el subsidio (de US $ 7.500) tiene que pagar el lote, la infraestructura, y la casa, el mercado de la construcción tiende a buscar un terreno de bajo costo. Así, muchos tienden a ubicarse en la periferia de las ciudades, lejos de las oportunidades de trabajo, educación, transporte, servicios de salud, y así es creado el resentimiento y la violencia.

Después del terreno de menor costo, el próximo paso natural es gastar lo mínimo posible con la construcción, utilizándose la arquitectónica más barata de la casa aislada en el medio del lote.

2. Otro método de reducción que observamos, es el intento de volverse más eficiente en el uso del terreno, utilizando un tipo de arquitectura más “comprimido”, por ejemplo, el chalet adosado con dos pisos. El problema con este tipo de construcción no pasa solamente por esto, los resultados de compresión en tres a cuatro metros de unidades de vivienda de largo (la anchura de una habitación), no deja espacio, porque, siempre que una familia quiera añadir un nuevo salón, bloquea el acceso a la luz y ventilación en los otros dormitorios. Lo que tenemos entonces, a la vez de eficiencia, es un aforo completo.

Finalmente, se observan edificios construidos en altura. Este es el peor tipo de todas las maneras posibles, pero para “Dynamic Vivienda Social”, no es ni siquiera una posibilidad, una vez que bloquea cualquier eventual expansión.
Si pudiéramos resumir esto en una ecuación, los dos objetivos fundamentales de cualquier política de vivienda y los objetivos de esta nueva política VSDsD serían la concepción de barrios de buena calidad, unidades de alojamiento expansibles bien localizados en las ciudades, capaces de desenvolverse harmoniosamente a lo largo del tiempo y estructuralmente seguros.

Cualquier contribución para esta ecuación es extremamente difícil, tiene que tener al menos dos condiciones: los proyectos tienen que ser probados, siendo construidos (porque los diseños en papel no son entendidos por la mayoría de las personas, y los poderosos en este campo son céticos en lo que toca a innovaciones).
En este contexto, un grupo de profesores de la Facultad de Arquitectura y del Programa de Políticas de la Universidad Católica de Chile, el Ministerio de la vivienda de Chile, y Harvard, David Rockefeller Center of Latin American Studies, junto con algunas empresas de obras importantes de Chile y instituciones sociales, empezaron a desenvolver el FONDEF / CONICYT proyecto “Elemental: iniciativa de innovar y construir siete conjuntos de Viviendas de costo muy bajo, en Chile.”

Esta difícil ecuación obligó a que el problema fuera tratado a partir de tres puntos diferentes: el proyecto arquitectónico de la mejor forma posible (con inteligencia y exactitud), la mejor ingeniaría y construcción posibles (utilizando el desenvolvimiento y testes de laboratorio para los nuevos elementos prefabricados y sistemas sísmicos) y, la mejor posible pre oferta social y trabajo comunitario (y pos-construcción de orientación para los moradores).

“Fue necesario tener en mente que 60% del volumen de cada unidad terminaría siendo prefabricada y, por lo tanto, sus particularidades eran desconocidas. El edificio inicial, tenía que fornecer una estructura de apoyo, sin constreñimiento, como soporte para la construcción de los más necesitados”.

Para obtener la mejor arquitectura posible, fue organizada una competición internacional para profesionales y estudiantes, envolviendo más de 730 equipos de arquitectura de todo el mundo. El jurado del concurso incluía Jaime Ravinet, Fernando Echeverría (el Alcalde Chileno ‘Construcción’), José Ramón Ugarte (presidente de la Asociación de Arquitectos de Chile), y los arquitectos Paulo Mendes da Rocha, Luis Fernández-Galiano, Rafael Moneo, y Jorge Silvetti, este último actuó como presidente del jurado. En los siete grupos vencedores están profesionales y estudiantes iraníes, venezolanos, estadounidenses, uruguayos, españoles, holandeses y chilenos, entre otros países.
La confianza que el gobierno de Chile y las diferentes instituciones socias tienen depositado en esta iniciativa es una buena señal, podemos reafirmar la implantación de transición de la universidad en el desenvolvimiento de Chile y hacer la diferencia para muchas personas más necesitadas.

articulos relacionados:

2 Responses para “Casas Prefabricadas en Chile”

Trackbacks are disabled.

  • Lorena dice:

    Hola
    Estoy muy interesada en construir una de estas casas en la playa.
    Quisiera saber el costo y cuànto tiempo se requiere para la construcciòn.
    Gracias.

  • francisco costa dice:

    Hola.
    Estoy interesado en construir en Talagante..
    Me podrías informar los costos.
    Gracias.
    Fjc.

  • Leave a Reply:

    Name (required):
    Mail (will not be published) (required):
    Website:
    Comment (required):
    XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>